Filtrar por

Categorías

Categorías

Forma

Forma

SIGLO

SIGLO

Cerámica de Manises

La loza dorada de Manises con reflejos metálicos

El reflejo metálico es una técnica cerámica que se fabrica en Manises desde el siglo XIV. La primeras referencias escritas que conocemos (1326) la describen como «opus aureum», es decir, obra dorada.

La fascinación actual que expresan todos los coleccionistas expertos en cerámica artística por esta loza dorada se debe a su origen como una técnica difícil y ya admirada desde en la España califal furera el objeto suntuario más apreciado y comprado o regalado entre reyes y nobles, tanto cristianos como musulmanes. La composición de su pigmento, en el que se mezclaban compuestos de metales caros y apreciados como la plata y cobre, la convierte en una cerámica especial y lujosa.

museo manises reflejo metalico botes

¿ Qué es el reflejo metálico en la cerámica antigua ?

El reflejo metálico es una fina película de partículas metálicas que se forma sobre el vidriado cerámico y en el caso de Manises, tradicionalmente, sobre un esmalte de plomo y estaño. En la loza valenciana se preparaba con un pigmento que contenía plata y cobre, cinabrio y almagre, todo disuelto en vinagre, se pintaba con pincel o una pluma de ave y se cocía con gases reductores. Utilizando técnicas de análisis microscópico, se observa que, tras la cocción, las partículas se distribuyen en diferentes tamaños y concentraciones en el vidrio formando varios niveles micrométricos. Esta estructura permite que aparezca una reflectancia brillante, metálica e iridescente y que cambia de color según cambia la incidencia de la luz que refleja.

Posiblemente la emulación del oro y la plata en las vajillas de la corte de Bizancio promovió que los califas impulsaran su producción. Es conocido que desde el siglo IX se convirtió en un producto de alta representación y se utilizó para enriquecer con azulejos dorados los palacios de Samarra en Mesopotamia.

Desde época antigua el comercio de la loza de Manises dio lugar a compañías de exportadores, en su origen italianas, chipriotas y turcas, y luego catalanas y mallorquinas, que zarpando del Grao de Valencia transportaban loza, cacharrería y azulejería embaladas en grandes tinajas "cossis" embutidas en cuerda y paja. Los principales clientes estuvieron en Francia, diversos principados de Italia, Sicilia, Venecia, Turquía y Chipre, y muy especialmente en el Reino de Nápoles, donde la corte de Alfonso el Magnánimo se convirtió en un escaparate de las lozas levantinas de Paterna y Manises. También los papas Calixto III y Alejandro VI incorporaron esta producción a las salas del Vaticano.

pajarraco pardalot manises refeljos

Plato de reflejos metálicos con pardalot >>https://talavera16.es/serie-pardalot-con-hojas-rayadas/75-plato-reflejos-metalicos-de-pardalot-manises.html

La evolución de la cerámica de reflejos metálicos en Manises- Siglo XVII y XVIII

La expulsión de los moriscos del Reino de Valencia en 1609, junto a la menor demanda de loza dorada y azulejos -que se produce por la competencia de la innovadora cerámica policroma elaborada en Sevilla y Talavera-, supuso para Manises un periodo de recesión que no pudo evitarse ni con la creación en 1619 del “Gremi de Mestres d’Obra de Terra”. Si en un primer momento, la actuación de este gremio profesional tuvo efectos beneficiosos para la industria de Manises, pronto se convirtió en un freno para las innovaciones, al impedir, por afán proteccionista, que se implantaran los nuevos avances técnicos y con ellos los estéticos. En los siglos XVII y XVIII la creatividad de los alfareros de Manises se ve reducida y se repiten las mismas composiciones decorativas entre las que abunda el tema del pardalot y la clavelina.

Hoy en día Manises mantiene el reflejo metálico como una seña de identidad y una técnica recuperada parcialmente por algunos de sus ceramistas que gozan de mayor reconocimiento internacional. La ciudad desarrolla exposiciones y encuentros para promoverlo y apoya su investigación y difusión mediante producciones audiovisuales y las nuevas tecnologías.

Loza blanca de Manises

Además de la histórica vajilla hispano-morisca de reflejo metálico, Manises ha producido loza blanca o alfarería plumbífera con el típico vidriado blanco pintado en azul, verde, ocre y manganeso, muy popular en toda España. También ha sido habitual en los alfares manisienses la cacharrería rojiza vidriada basta u ordinaria, conocida como obra «aspra» para diferenciarla de la loza polícroma.

(más información. Manises Cerámica)

▷  Cerámica de Manises【TALAVERA 16 】

Filtros activos