Loza de Farmacia de Almazán

 

Albarelos, Orzas, botellas,saleros y pildorelos de antigua loza farmaceútica de ALmazán.

En Almazán la producción de loza de farmacia fue muy abundante en los siglos XVII y XVIII. Reconocibles con una forma y decoración muy característica que los diferencia de cualquier otra botamen español contemporáneo. En diversas colecciones y farmacias castellanas se guarda un abundante número de botes y orzas de todos los tamaños (Imagen 1). Presentan escudos y cartelas, ovales y rectangulares, águilas bicéfalas, rematados todos por la corona real, inspiraciones seguramente tomadas de la platería y la heráldica monacal . En algunos botes en el interior del cuerpo de las aves o del escudo se trazaba en manganeso el nombre de su contenido medicinal o bien se dejaba en blanco para que lo escribiera el boticario. Los temas principales de escudos y águilas se decoran y rodean con mistos, círculos punteados, espirales con puntos o pequeñas flores.

albarelo farmacia almazan soria

Imagen 1: Botes de farmacia de Almazán, final del siglo XVII. Decorados siempre en azul cobalto, con aves, escudos, mistos y coronas reales... junto a saleros de tres pocillos de la misma época.

Con la misma forma de los botes y orzas de Almazán se hicieron otros con decoración jaspeada en azul, que es más difícil atribuir por ser una técnica talaverana imitada en otros centros, pero que al mantener la forma y proporciones de la loza farmacéutica de Almazán seguramente también son de los mismos alfares.

Albarelo de farmacia aguila bicefala XImeno

Imagen 2: Rotundo albarelo de farmacia producido en Almazán a finales del siglo XVII o comienzo del XVIII. Marcado en manganeso como parte de la decoración lleva la inscripción MILLEP. 

Los botes de farmacia también llamados albarelos ( Del ital. Albarello, antes del árabe al-barani: vaso para drogas ) son las formas más abundantes. El modelo más común es alargado entre 19cm y 23cm de longitud. Estos tarros son de forma cilíndrica, fabricados a torno, con hombros redondeados, boca normalmente más estrecha que el pie, con labio generalmente exvasado, para permitir el encaje de la tapadera circular de cerámica. (imagen 2)

El cuerpo normalmente presenta un ligero estrechamiento en el centro, para poderlo coger. La base presenta una fuerte carena o estrangulación del cuerpo que permite conformar el pie anular de apoyo más estrecho que la base. El interior estos botes son lisos y esmaltados, ya que se les solía aplicar el esmalte por inmersión, sujetándolos por el pie que queda libre de esmalte.

La boca con reborde permite aplicar diversos sistemas de tapadera, pergamino atado con cordel, tapa de madera, de cartón o frecuentemente de cerámica con asidero.

Los Pildoreros son botes con la misma forma y decoración que los albarelos, pero más pequeños; su altura oscila entre 10 y 18 cm. Se llaman así, porque estaban destinados a contener píldoras oficinales, que se preparaban en las oficinas de farmacia para tenerlas disponibles en cualquier momento, sin esperar a prepararlas cuando las recetara el médico. Por eso, donde más se utilizaron estos botes fue en los hospitales. Para evitar que por el transcurso del tiempo, las píldoras se adhirieran entre sí, se empleaban polvos de licopodio.

Las botellas, se usaron para aguas y todo tipo de compuestos fluidos. De unos 25 cm de altura podían ser de panza esférica o plana.

Orzas, eran muy comunes para los medicamentos usados en mayor cantidad, ya que tienen más capacidad de almacenaje.

Los saleros triangulares de tres pocillos  (imagen 1) se consideran loza de vajilla de mesa. La producción de estas piezas fue tan abundante y variada en Almazán, que es `posible que algunos se dedicaran a un uso farmaceútico, para contener sales o especias que permitieran las mezclas y el trabajo de formulación; de hecho algunos de estos saleros de Almazán se conservan en conjunto con colecciones de botamen farmaceútico.



▷  Loza de Farmaciá de Almazán【TALAVERA 16 】

Lamentamos las molestias.

Realice una nueva búsqueda sobre su interés