Jaspeadas

Las series Jaspeadas se producen entre los siglos XVI al XVII. Su denominación proviene de la técnica que decora con azul aplicado con esponja sobre fondo blanco. Esta técnica tan llamativa es muy simple de aplicar, consiste en la creación de manchas de color obtenidas por la aplicación de óxido de cobalto sobre el vidriado blanco con la ayuda de una esponja o paño, usado a modo de "muñequilla". Sobre el azul a veces se crean unas manchas amarillas que producen un vistoso contraste cromático. También se la conoce como pulverizada” o “esponjada”, pero la denominación más adecuada es “jaspeada”, ya que parece que no están decoradas ni con esponja ni muñequilla sino por pulverización del esmalte proyectado sobre la pieza soplando a través de una cánula.

Esta serie presenta rasgos algo diferentes a las piezas que tradicionalmente son consideradas como talaveranas, como son la pasta pajiza en lugar de rosada, la solera sin vidriar y la forma torneada con cadenas que acusan la tradición marcadamente mudéjar.

También se han conservado piezas decoradas por aspersión con brocha impregnada de esmalte, como salpicada”, que es una versión del jaspeado” más económica que la pulverizada. Esta técnica fue traída a España por el alfarero sevillano Jerónimo Montero que por orden de Felipe II se traslado a Talavera para mejorar los colores de esta cerámica y la simplicidad de la técnica hizo que su difusión fuera muy rápida. Las piezas quedan con unas manchas irregulares, monocromas o alternadas a veces con otras amarillas.

Los botes de farmacia esponjados en azul de El Escorial

serie espojada siglo XVI

Decorados con esta técnica esponjada se conservan numerosos botes de farmacia con escudos heráldicos o de órdenes religiosas, muchos de los cuales portan el escudo de El Escorial, con la Orden jerónima y la parrilla de San Lorenzo, los cuales se decoran en azul cobalto y llevan toques de amarillo y unas bandas de esmalte blanco sobre las que destacan el nombre de los productos farmacéuticos.

Estos botes de farmacia escurialenses pertenecen al del encargo inicial de la botica de El Escorial y, por tanto, al último cuarto del XVI. Así lo indican las características de la grafía de las letras, el tipo de esponjado, el colorido de los esmaltes, y ciertos detalles de los escudos.

Lugar de producción de la cerámica jaspeada:

Las referencias históricas hacen referencia siempre a Talavera de la Reina como centro productor, aunque se conocen también algunos datos arqueológicos de su producción en Puente del Arzobispo y quizás se imitó en otros centros alfareros de la época como Toledo o Triana

Cronología:

Se cree que productores flamencos llegados a España en el segundo cuarto del siglo XVI pudieron introducir este estilo de cerámica que imitaba los acabados del gres renano de comienzo del siglo XVI .Las producciones de cerámica jaspeada por lo tanto puede acotarse desde 1540 hasta 1600 siendo más abundante a finales del siglo XVII. Aunque la sencillez y facilidad para producir cerámicas decoradas con esta técnica hace pensar que algunas pudieron fabricarse también en el siglo XVII y hasta comienzo del XVIII, pero el predominio de otras series en este periodo hizo que no fuera abundante.

La serie de jaspeado fino sobre blanco es la más abundante y esta realizada con más cuidado y calidad. El azul se salpica mediante soplado fino y se reserva espacios centrales sin salpicar donde el pintor decora a mano escudos y leyendas escritas. Esta serie no usa el manganeso y se perfila siempre con azul y se rellena con amarillo, naranja y verde sucio.

Según el tipo de fondo base y del salpicadura que se proyecta se distinguen cuatro series

  1. Jaspeado fino sobre blanco

  2. Jaspeado fino sobre azul

  3. Jaspeado grueso sobre blanco

  4. Jaspeado grueso sobre azul

▷  Esponjada y salpicada【TALAVERA 16 】

Lamentamos las molestias.

Realice una nueva búsqueda sobre su interés