Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul
search
  • Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul
  • Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul
  • Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul
  • Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul
  • Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul
  • Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul
  • Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul
  • Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul

Plato siglo XVII de Helechos y Golondrina corona de palma azul

DATACIÓN Siglo XVII / XVIII
MEDIDAS Diámetro: 35,5 cm / Altura: 10 cm 
ICONOGRAFÍA Helechos, palmas y golondrina
PRODUCCIÓN
Talavera de la Reina / Puente
SERIE  Serie de las Golondrinas

Plato grande de loza de Talavera del siglo XVII. Serie Helechos y golondrinas.

Sorprende por su gran tamaño de mas de 35 cm de diámetro, es un precioso plato decorado con color azul cobalto brillante.

Fondo de esmalte muy blanco, estannífero,

Decoración: en el centro hay una golondrina rodeada de abundante vegetación. El ala del plato se separa del centro por cuatro líneas azules y se decora con una corona de palmas y helechos limitada en el borde por dos líneas azules

El motivo central representado en este plato se compone de estos elementos:

Golondrina central, en vuelo picado hacia el suelo que luego parece empezar a remontar el vuelo. El gesto de esta golondrina es el habitual que realiza este tipo de pájaro cuando bebe agua en un río o charca, de forma que sin posarse recoge el agua con el pico y remonta el vuelo en un gesto alegre y acrobático que sin duda sorprendió al pintor del siglo XVII que supo plasmarlo con precisión en este plato. Bajo el pecho de la golondrina se representan unos trazos que se asemejan a las ondas del agua.

El suelo en primer plano aporta profundidad a la escena y es similar a la terraza o embaldosado de un jardín en el patio de una casa noble. Sobre el suelo dos palmas, una a cada lado enmarcando a la golondrina y curvándose ligeramente para adaptarse al centro del plato.

Representación pictórica de alta calidad artística, pintado a mano con pincel, trazo firme y bien definido sin duda salido de la mano de un artista experto. Tendencia al “horror vacui” todos los espacios están rellenos con decoración, el artista rellena los huecos entre las alas del pájaro con punteados que se asemejan a astros en el cielo o quizás flores. Los hojas de las palmas laterales se prolongan y traspasan las lineas divisorias del fondo para fusionarse con las palmas del ala. Sin duda el artista conoce muy bien el motivo representado y libremente rellena todos los espacios compensando y creando un equilibrio perfecto entre el espacio decorado y el blanco del fondo.

palmera y golondrina victoria resurreccion ritual funerario Sal

Palmera, golondrina, agua, sal... símbolos barrocos de Bautismo,  muerte y Resurreción

La palmera tuvo desde época muy temprana una estrecha relación con el mundo sobrenatural. La iconografía de la palmera es un motivo oriental que se transmitió en el ámbito del Mediterráneo vinculada a hechos divinos del cristianismo. Desde antiguo, la asociación de la palmera a la victoria es continua en el mundo antiguo. La palma o palmera es la heredera del árbol de la vida, del jardín del Eden, por lo que la palma es el motivo vegetal que mejor va a encarnar todos estos ideales de victoria, que en el cristianismo simboliza la resurrección. Las palmeras mueren y renacen de sí mismas, igual que el fénix. Todas estas ideas tienen una importancia capital en el Barroco por su asociación al alma y a la resurrección. Es frecuente en las lozas finas pintadas en Talavera que aparezcan escenas cinegéticas, monterías y lucha con fieras. Temas faunísticos de los grabados y tapices de la época. Pero en este caso la golondrina no es presa de caza, sino probablemente está asociada al mundo espiritual al Espíritu Santo o a la resurrección ya que es un ave que desaparece en invierno pero revive en la primavera.

La palma y la golondrina son pues símbolos de la victoria y de la espiritualidad cristiana relacionados con la muerte y el triunfo de la resurrección espiritual. Este tipo de representación se puede asociar a rituales cristianos del periodo Barroco español y también con los conocidos rituales de Sal funerarios frecuentes en el ámbito castellano y recientemente descubiertos por la arqueología. Este plato es una variante común de la serie de los helechos y golondrinas la cual es una serie antigua que comienza a finales del siglo XVI con inspiración oriental. A través del comercio con el Lejano Oriente llegaron abundantes productos a los mercados europeos, que sirven de inspiración para los talleres occidentales. Las lozas azules fueron largamente imitadas por las lozas europeas partir del siglo XVI y especialmente durante el XVII.

Una "golondrina solitaria" contemplando el Misterio de la Encarnación en la obra pictórica de “La Anunciación” de Fra Angélico. En la simbología cristiana el mundo físico es una metáfora corpórea de la realidad espiritual, en la iconografía cristiana todo tiene una carga significativa de orden superior, una función simbólica. En la pintura renacentista la golondrina es el único testigo de la anunciación, posiblemente porque es el ave que siempre trae buenas noticias y anticipa "la primavera mística” que traerá Jesús. En la escena de es plato la golondrina se asocia con la vegetación (palma) y el agua (charca o fuente donde bebe la golondrina), símbolo del bautismo, pues el bautismo es comienzo del camino para la seguridad de la resurrección tras la muerte.

El uso de este plato como cuenco o pila bautismal o incluso benditera con agua, no está documentado, pero es muy probable y no puede descartarse ya que otros platos de este tamaño con tapa se usaron como pila bautismal.

El aguamanil, para lavarse las manos antes y después de las comidas, constaba de un juego de jarro de pico más una fuente similar en tamaño y forma a este plato. El uso de cubiertos aún no era costumbre y se tomaban los alimentos directamente con las manos, por lo que era fundamental disponer del servicio de aguamanil en la mesa.

En el mundo animal de los bestiarios medievales se representan los vicios (serpiente, dragón,arpías,sirenas...) y virtudes, aves en general, la golondrina como portadora de buenos presagios, la paloma simbolizando el Espíritu Santo; el pelícano que alimenta a sus crías con su propia sangre representando a Jesucristo; el jilguero simbolizando la Pasión, el canto del gallo ahuyenta los poderes de las tinieblas y del mal, se convirtió en símbolo de vigilancia y resurrección....

Simbología: La cerámica de Talavera del siglo XVII está inspirada en las decoraciones de la porcelana china. Por lo tanto la serie de los helechos y golondrinas también se denomina “Serie Chinesca”. Los alfareros talaveranos se inspiran en las porcelanas de la dinastía Ming- periodo Wan Li (1573-1619). La principal característica que define estos platos y que permite fecharlos a comienzo del siglo XVII es la cenefa de hojas de helecho, frutos y palmas que en ocasiones se distribuyen en registros o metopas. El centro acoge la decoración típica de paisajes con animales, el animal más común es la golondrina pero otras veces aparecen ciervos, garzas o lobos.

A final del siglo XVII y comienzo del XVIII estos dibujos centrales se vuelven mas simples y solo se representa la palmeta estilizada.

Procedencia: Antigüedad, conservado en una colección particular.


Estado de conservación: Excelente, completo sin faltas.

Antigüedad valiosa para colección. Siglo XVII - Barroco.

Ficha técnica

Color
Azul Cobalto
Fondo
Blanco estannífero
Forma
Plato
SIGLO
XVII
XVIII
Utilidad
Aguamanil

También podría interesarle

chat Comentarios (1)
Calificación